• 1 al 7 de agosto: Semana mundial de la lactancia materna

    01
    de Agosto 2017

    1 al 7 de agosto: Semana mundial de la lactancia materna | Noticias-ATSA

    El proceso de amamantar tiene múltiples beneficios para el bebé y su mamá, especialmente en lo que refiere a la salud y calidad de vida de ambos. Con el fin de fomentar esta práctica, todos los años, durante la semana del 1ero al 7 de agosto, se celebra en más de 170 países la Semana de la Lactancia Materna. Como sabemos, uno de los impedimentos de amamantar a libre demanda y de forma exclusiva durante los primeros seis meses de vida es la vuelta al trabajo. No todas las mamás pueden trabajar menos horas, tomarse seis meses de licencia, tener cerca a su bebé mientras trabajan o contar con una movilidad adecuada o guardería. Por lo tanto, se vuelve fundamental la predisposición y condiciones del entorno.

    De una u otra forma, regresar al trabajo no debería ser un motivo para finalizar el período de lactancia materna. A tal fin, la Ley de Contrato de Trabajo establece, en su artículo 179, que toda madre trabajadora dispone, durante al menos un año, de dos descansos de media hora para amamantar a su hijo durante la jornada de trabajo. Si el niño no está cerca, la madre puede sumar esos descansos y trabajar una hora menos por día, o bien utilizarlos para sacarse leche y conservarla en un recipiente limpio y dentro de una heladera, hasta su hora de salida del trabajo.

    Extraerse leche durante la jornada de trabajo estimula la producción y permite a las madres seguir teniendo leche suficiente para amamantar al bebé cuando regresen a su lado. Además, al recolectar la leche en el trabajo, los bebés seguirán disfrutando de las ventajas nutricionales y de salud que sólo la leche materna ofrece, aun cuando la madre no se encuentra presente, ya que la misma es guardada en la heladera y, de esta manera, conserva sus propiedades por tres días.

    Otro de los beneficios que trae la lactancia materna para la madre es que ayuda a la prevención del cáncer de mama y de ovario, la depresión post-parto, la anemia, la hipertensión, la osteoporosis y la artritis reumatoide, como también de la obesidad post-parto.